Ricardo Roquero

Ricardo Roquero

Comunicador orquesta

La gran orquesta de la comunicación

Aprovecho esta primera entrada (que espero lograr que rápidamente quede sepultada entre muchas más) en el blog, para explicar un poco que es eso de ‘Comunicador Orquesta’ que utilizo como eslogan y así darme a conocer a todos aquellos que guiados por los links del destino habéis llegado hasta esta humilde y recóndita web.

La idea me surgió cuando empecé en todo este mundo del marketing digital. Tanto en diferentes artículos sobre SEO, como en los primeros manuales de Community Manager, se hablaba de una red social poco o nada conocida por el gran público: Google+ (todo un descubrimiento, por cierto). Al abrir mi página, además de otras muchas especificaciones, me solicitó un eslogan. Una gran propuesta que concordaba a la perfección con esa idea que también había leído de crear mi marca personal. Tras darle muchas vueltas a mi carrera profesional, a mis aficiones y a mis intereses, decidí que esa era una buena definición para un periodista reconvertido en diseñador, interesado por el nuevo mundo del marketing y todos los medios posibles de comunicación.

Pero, ¿qué es eso de la Orquesta de la comunicación?

Se basa en tres pilares fundamentales para el creciente mundo de la web 2.0 ó 3.0: la comuncación propiamente dicha, el diseño y el marketing. Cada una de estas tres disciplinas son suficientemente importantes por sí mismas, pero a la vez se encuentra íntimamente relacionadas. Seguramente más de uno coincida conmigo en que durante la realización de un trabajo de comunicación, ha pensado que quizás podría mejorar con este o aquel retoque en el diseño y hubiera podido llegar a más público con una buena campaña de marketing. Eso mismo fue lo que me ocurrió a mí, lo que despertó mi curiosidad. La curiosidad desperezó al interés y este se buscó las mañas a base de formación, práctica y ensayo-error. Puede que las mejores compañeras para un viaje que no termina nunca y cuya experiencia espero que también te pueda ser de ayuda a ti. Al fin y al cabo, como dicen en la película Lucy (entretenida):

La razón de la existencia de cada célula es acumular conocimiento y aprendizaje, que son entregados al pasar del tiempo.